Inicio  >  Opiniones del experto  >  ¿Para qué sirven los minerales en la alimentación diaria?

¿Para qué sirven los minerales en la alimentación diaria?

Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
La alimentación diaria aporta minerales al organismo y la piel

Tanto se habla de vitaminas y minerales que me siento en la obligación, queridos lectores, de explicar qué son y para qué sirven. A menudo se recomienda una ingesta rica en vitaminas y minerales, pero, ¿sabemos dónde se encuentran y cómo nos benefician?

De las vitaminas hemos hablado en un artículo anterior, de modo que hoy nos centraremos en los minerales, componentes inorgánicos de la alimentación, que componen el 4% de nuestro peso corporal. Estos minerales no pueden ser destruidos, su estructura química es siempre la misma, y son necesarios para la formación de tejidos, hormonas y muchas reacciones químicas para el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Hay dos tipos de minerales:

- Macrominerales: Calcio, Fósforo, Magnesio, Sodio, Potasio, Cloro y Azufre.

- Microminerales: Hierro, Zinc, Yodo, Selenio, Flúor, Manganeso, Cromo, Cobre o Molibdeno.

Los minerales no aportan  energía al organismo, pero sus funciones son importantísimas:

- Estructural: forman parte de tejidos (Calcio, Fósforo o Magnesio) como los dientes y los huesos

- Composición de los líquidos extracelulares (Calcio y Cloro) e intracelulares (Potasio, Magnesio o Fósforo)

- Forman parte de enzimas y otras proteínas que intervienen en el metabolismo (Hierro, Zinc o Fósforo)

Dicho esto, vamos a ser más específicos:

- Selenio: está en los mariscos, carnes y cereales. Ayuda a mantener los tejidos jóvenes y alivia los sofocos de la menopausia.  Es antioxidante junto con la vitamina E, de modo que reduce el riesgo cardiovascular. Si nos falta, tendremos anemia.

- Calcio: está en la leche, el queso, las legumbres y las verduras. Fortalece huesos y dientes, ayuda en la coagulación sanguínea y regula la actividad de las células nerviosas. Su deficiencia produce raquitismo y osteoporosis.

- Cloro: está en los alimentos que contienen sal, algunas verduras y frutas. Ayuda en la regulación de las células. Su deficiencia es muy rara, produce desequilibrio ácido base y, por tanto, desviación del pH sanguíneo.

-  Magnesio: se encuentra en los cereales y verduras de hoja verde. Es importante en la formación de la piel y mucosas, y del esqueleto. Si falta puede frenar el crecimiento e incluso puede producir convulsiones.

- Potasio: se encuentra en los plátanos, verduras, patatas, leches y carnes. Es necesario para mantener los músculos firmes, la transmisión nerviosa, mantiene el ritmo cardíaco y el balance de los fluidos corporales. Si falta podemos tener calambres, pérdida de apetito y arritmias.

- Fósforo: está en la leche, el yogurt, pescado, aves de corral, carnes y cereales.  Es esencial en la formación y el mantenimiento de los huesos y dientes sanos y fuertes. Si nos falta Fósforo, tendremos debilidad y pérdida de calcio.

-  Hierro: en carnes magras, huevos, cereales, verduras de hoja verde y legumbres. Es imprescindible en la formación de la sangre y el transporte de oxígeno por el organismo. Si falta, hay anemia y trastornos del crecimiento.

- Azufre: se encuentra en el pescado, aves de corral y carnes. Ayuda a mantener el equilibrio ácido-base y el buen funcionamiento del hígado, que es el principal filtro del organismo. Si nos falta tendremos las uñas quebradizas y el cabello débil.

-  Sodio: nuestra sal de mesa es rica en este mineral, que es necesario en el equilibrio ácido base, mantiene el nivel de agua y ayuda a nuestro sistema nervioso.  Si falta hay calambres musculares y pérdida de apetito. En la hipertensión, hay que reducir la ingesta de Sodio pero nunca suprimirla.

- Cobre: se encuentra en las carnes y el agua potable. Ayuda a la formación de la sangre y en la respiración de los tejidos. Si nos falta, tendremos anemia, problemas de hierro y respiratorios.

- Flúor: lo encontraremos en el agua potable, té y mariscos. Ayuda en el mantenimiento de la estructura ósea y la resistencia a la aparición de caries en los dientes. Si falta aparecerá osteoporosis y caries dental.

- Yodo: se encuentra en el pescado de mar, marisco, productos lácteos, verduras y sal yodada. Es necesario en la formación de las hormonas tiroideas y en la oxidación de las grasas y las proteínas. Su deficiencia produce bocio (aumento del tamaño de la glándula tiroides) y problemas hormonales.

- Zinc: se encuentra principalmente en las carnes magras, pan y cereales, legumbres y mariscos. Es el componente principal de enzimas, de modo que su deficiencia puede producir fallos en el crecimiento, atrofia de las glándulas sexuales y retraso en la curación de heridas.

La razón por la que el blog de Eucerin® ha querido incluir esta información es porque las vitaminas y minerales son cruciales para el organismo, incluida la piel, que además de tratar con productos desarrollados específicamente para ella, también debemos cuidar a través de la alimentación.

Espero haberles sido de utilidad.

Bookmark and Share
1 Comment

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


Entradas relacionadas

Las vitaminas son compuestos de naturaleza orgánica presentes en los alimentos que debemos ingerir para cubrir todas las necesidades del organismo
Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia | 30 octubre, 2013
Ver post
alimentacion embarazo
Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia | 29 mayo, 2013
Ver post

Una Respuesta a “¿Para qué sirven los minerales en la alimentación diaria?”

  1. super interesante.gracias

    uchi1941@hotmail.com | 

Deja un comentario