Inicio  >  Opiniones del experto  >  Las peculiaridades de las manos ante la llegada del frío

Las peculiaridades de las manos ante la llegada del frío

Dr. Juan Arenas Asesor Médico Eucerin
La piel de las manos debe ser cuidada ante la llegada del frío

Las manos se encuentran fuertemente expuestas a factores exógenos por su constitución, así como por su función como herramienta humana en el día a día y tanto en el hogar, como en la oficina o el jardín. Por ello, la piel de las manos se diferencia claramente de la de otras zonas del cuerpo y presenta también diferencias evidentes entre la palma y el dorso.

La piel del dorso es especialmente fina, ya que el subcutis o tejido subcutáneo casi no contiene tejido adiposo. Por el contrario, en las palmas de las manos encontramos, sobre todo en los pulpejos, un almohadillado insensible a la presión. Aquí el tejido adiposo subcutáneo* es especialmente resistente y rico en tejido conectivo y grasas. Estas peculiaridades hacen que la llegada del frío afecte a la piel de las manos también de forma diferente que a la de otras zonas del cuerpo.

Características fisiológicas como factores endógenos de influencia

Las manos se encuentran menos protegidas frente a factores externos y su desengrasado es diferente debido a su falta de pilosidad o vello sobre la piel. Además, como hemos comentado, hay evidentes diferencias entre palmas y dorso:

  • La piel de las palmas de las manos:

– En las palmas faltan las glándulas sebáceas que contribuyen al engrase de la piel y la retención de agua.

– Al contrario que las glándulas sebáceas, la densidad de las glándulas sudoríparas** en la zona palmar de las manos es mayor a la de otras regiones de la piel. Carece de algunos factores hidratantes naturales (Natural Moisturizing Factors – NMF -) y lípidos protectores.

– En el manto ácido protector de las manos existe, por otra parte, un déficit de componentes de la secreción de las glándulas sebáceas estabilizadores del pH, engrasantes e hidratantes.

– En las palmas de las manos la capa córnea es rica en lípidos epidérmicos.

– Una propiedad de las palmas de las manos y de la superficie interna de los dedos es que no se broncean tras la exposición a la radiación solar. Ello se debe a la inexistencia de melanocitos (células pigmentarias de la piel) en la capa basal de las palmas de las manos. Éstas y las yemas de los dedos disponen de gran cantidad de surcos epiteliales, también llamados surcos cutáneos, que son los responsables de las huellas dactilares de cada individuo.

  •  La piel del dorso de las manos:

– En el dorso, con escasos y finos pelos, la densidad de las glándulas sebáceas es claramente inferior a la de otras zonas corporales.

– Debido a su baja densidad en glándulas sebáceas, la piel del dorso presenta un déficit de lípidos.

Influencias exógenas y sus consecuencias para las manos

Las manos muy expuestas a agresores externos se resecan con gran rapidez, a causa del debilitamiento de la película hidrolipídica.

La agresión de las manos a diario se debe a:

  • Limpieza con agua y jabones.
  • Acción de sustancias ácidas y alcalinas.
  • Contacto con disolventes.
  • Daño originado por radicales libres.
  • Frío y calor.
  • Agresiones mecánicas.

Estas agresiones provocan que el valor fisiológico del pH de las manos pueda descender bruscamente hasta un nivel perjudicial.

Eccema de las manos y reacciones alérgicas

Entre las enfermedades de las manos destacan los eccemas de contacto alérgicos y los irritativo-tóxicos. Pertenecen a los eccemas exógenos, originados por influencias y sustancias (noxas) agresivas externas. Con frecuencia a una reacción alérgica le precede una lesión cutánea irritativo-tóxica (el llamado eccema en dos fases).

Si la piel y su función barrera no son capaces de regenerarse en suficiente medida, debido a un incremento de la frecuencia de los factores agresores, dicha alteración de la función barrera puede dar lugar a reacciones de sensibilización y a un eccema de contacto. En especial, las personas con una disposición endógena a la piel seca sensible deben, en su trabajo diario*** o en el hogar, preocuparse de mantener los mecanismos naturales de protección y regeneración, como la función barrera y la capacidad de neutralización alcalina, a través de la utilización de productos para el cuidado médico de la piel.

*El tejido adiposo subcutáneo constituye normalmente el almacén energético del cuerpo. En las palmas de las manos, las plantas de los pies y las nalgas, tiene la función adicional de proteger frente a los golpes e impactos.

**En la superficie interna de las manos se encuentran alrededor de 400 conductos de glándulas sudoríparas ecrinas (que comunican con el exterior) por centímetro cuadrado de piel, en comparación con los 100 a 200 de otras regiones cutáneas. Por ello, ante una sobrecarga física o psíquica, que provoca un aumento del flujo sudoríparo, las manos suelen humedecerse.

 ***De un 15% a un 35 % de los trabajadores padecen eccema en las manos. Fundamentalmente se trata de mujeres jóvenes que trabajan o son formadas en una actividad que agrede las manos, por ejemplo, peluqueras/os y enfermeras/os.

Bookmark and Share
3 Comentarios

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


Entradas relacionadas

3 respuestas a “Las peculiaridades de las manos ante la llegada del frío”

  1. uchi1941@hotmail.com dice:

    BUENISIMA LA CREMA DE MANOS EUCERIN

  2. patri dice:

    gracias lo primero, porque si es verdad que cuando nos piden las manos cremas porque las tenemos secas, o con asperezas, nos acordamos de ellas, sino muchas veces pasamos de protegerlas, y en verano ni caso, en invierno un poquito mas, lo dicho gracias por el articulo

  3. m luisa dice:

    aun no le he probado pero no tardare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *