Inicio  >  Opiniones del experto  >  Dermatitis Atópica: cuidados y consejos para su cuidado

Dermatitis Atópica: cuidados y consejos para su cuidado

Dr. Juan Arenas Asesor Médico Eucerin
La piel atópica puede tratarse para evitar sus síntomas y reducir la aparición de nuevos brotes

La Dermatitis Atópica o Eccema Atópico es una enfermedad crónica inflamatoria que se caracteriza por sequedad de la piel, lesiones eccematosas en ciertas zonas y picor intenso. Esta enfermedad hereditaria, de la cual todavía se desconoce las causas, normalmente viene acompañada por otras enfermedades atópicas, como, por ejemplo, la rino-conjuntivitis alérgica y el asma.

El Eccema Atópico es una enfermedad infantil muy común que afecta aproximadamente a uno de cada cinco niños. Por lo general, las lesiones eccematosas típicas de la piel suelen aparecer a partir del cuarto mes de vida. En ese momento, las lesiones suelen ser exudativas y se encuentran en el rostro y la parte externa de los brazos y las piernas. A partir del primer año de vida, las lesiones se resecan y la enfermedad tiende a manifestarse en los codos, el cuello, las muñecas y las rodillas (en las zonas de pliegues). En las zonas inflamadas, se produce un engrosamiento de la piel (liquenificaciones) debido al carácter crónico de la enfermedad. A partir de los 30 años, pueden empezar a formarse lesiones nodulares muy pruriginosas (escuecen mucho) en la parte externa de brazos y piernas.

En una tercera parte de los niños afectados, la enfermedad se resuelve durante la infancia. Para el resto, los síntomas persisten hasta la edad adulta, aunque el nivel de gravedad varía. En ocasiones, la enfermedad no se descubre hasta entonces.

Uno de los motivos de la sequedad de la piel y la alteración de la función de la barrera cutánea, es la falta de ceramidas, un tipo especial de lípidos que rellenan y sellan los espacios intracelulares en la capa más externa de la piel, impidiendo así la pérdida excesiva de agua. La aplicación tópica de ácidos grasos omega-6, extraídos de aceites naturales (aceite de pipa de uva, aceite de onagra), puede fortalecer la barrera cutánea. Estos ácidos grasos se incorporan directamente en los lípidos de la capa más externa de la piel y ayudan a reforzar la función de “barrera” alterada. Adicionalmente, el licocalcón, un extracto de la raíz de regaliz (Glycyrrhiza inflata), con propiedades calmantes, alivia la piel irritada y reduce las rojeces. En ocasiones, y debido al rascado, es posible la aparición de alguna infección por Stafilococo Aureus, por lo que requiere o bien tratamiento farmacológico con antibióticos o bien antisépticos como el decandiol. No nos olvidemos que el principal de los síntomas es el picor, el prurito desesperante que sufren las pieles de estos pacientes; ingredientes como el mentol  y sus derivados (mentoxy-propanediol)  pueden aminorar estos molestos síntomas.

La aplicación sistemática de productos adecuados para el cuidado de la piel ayudará a controlar la enfermedad y reducir el número de brotes.

Cuidados de la piel y medidas de apoyo

El tratamiento de la Dermatitis Atópica es frecuentemente difícil y prolongado. Para mantener dentro de ciertos límites tolerables al prurito o escozor e impedir la repetición de esta enfermedad poco después de la convalecencia, es importante el cuidado diario de la piel con emolientes y preparados cutáneos grasos como terapia básica.

Esta terapia de base debe llevarse a cabo aún después de la desaparición de las lesiones, en los intervalos de remisión clínica. El cuidado meticuloso de la piel constituye ya una terapia en sí misma. Las cremas y lociones que contienen ingredientes que palian los síntomas o signos de la enfermedad pueden ser el resultado del éxito del alivio y mejora de los mismos.

Debido a que la piel es esencialmente seca en caso de la Dermatitis Atópica, el lavado y las duchas frecuentes pueden ser contraproducentes, especialmente si se emplean jabones y  detergentes agresivos y alcalinos, ya que restringirán aún más la función protectora de la película hidrolipídica y del manto ácido protector de la piel. Por este motivo se hace necesario usar geles de baño que tengan un efecto reengrasante u oleificante y en caso de picazón intensa, con ingredientes anti-pruriginosos.

Una alimentación sana y variada en ácidos grasos esenciales, así como un clima adecuado (cálido a ser posible) y la elección de prendas de vestir no sintéticas (algodón, lana, etc.) son medidas muy acertadas de apoyo al tratamiento. Ocasionalmente, la ingestión de determinados alimentos puede desencadenar un brote de eccema. Entre este tipo de alimentos cabe destacar los frutos cítricos, el alcohol, la clara del huevo y las especies o comidas altamente condimentadas, que deberán evitarse en todo caso. Durante estaciones cálidas o estivales las manifestaciones cutáneas pueden mejorar o incluso desaparecer totalmente de forma transitoria. Las ropas deberán ser de algodón para evitar la retención de calor o de sudor y así evitar el picor. Para los pacientes con dermatitis atópica ciertos oficios o profesiones asociados a irritantes tóxicos y químicos, físicos o mecánicos (corredores o deportistas) de la piel pueden ser especialmente problemáticos.

A pesar de las molestias que genera la Dermatitis Atópica y aunque aún desconocemos su origen, un tratamiento adecuado de la piel de quien la padece puede favorecer la mejora e incluso desaparición de brotes, gracias a los productos recomendados para esta enfermedad como a la adopción de hábitos saludables como una alimentación sana y variada.

Dr. Juan Arenas

Beiersdorf S.A.Farmacias

Bookmark and Share
2 Comentarios

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


2 respuestas a “Dermatitis Atópica: cuidados y consejos para su cuidado”

  1. uchi1941@hotmail.com dice:

    cada vez hay mas niños con ello

  2. teresa gutierrez dice:

    Los consejos y recomendaciones son de agradecer pero esto es algo que en mi caso aparece ocasionalmente siempre en las mismas zonas y he obsevado que se debe sobre todo al clima pero no lo pudo prevenir Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *