Inicio  >  Opiniones del experto  >  Cómo cuidar la piel antes, durante y después de exponernos al sol

Cómo cuidar la piel antes, durante y después de exponernos al sol

Dr. Juan Arenas Asesor Médico Eucerin
moreno rápido

Tomar el sol nos proporciona sensación de bienestar y además es muy saludable si se hace de forma prudente. Desde esta precaución recomendamos pensarlo dos veces antes de exponernos “a la desesperada” para conseguir el moreno lo más rápido posible; y es que querer hacer las cosas rápidamente y obtener resultados de forma inmediata puede llevarnos a ciertos efectos adversos y perjudiciales para nuestra salud.

Con una exposición al sol de forma extrema sometemos a la piel a una agresión que se expresa luego en manifestaciones dermatológicas antiestéticas, como puede ser el engrosamiento y endurecimiento de la piel, manchas, posibles reacciones alérgicas y muchas más consecuencias desagradables.

Lo ideal sería exhibir un “bronceado saludable”, un color uniforme en todo el cuerpo, una piel íntegra y sana; todo esto se logra con una preparación de la piel acorde con la edad, con las condiciones de salud de la persona y exposiciones moderadas al sol, entre otros factores.

Llegados a este punto, para cuidar nuestra piel deberíamos considerar el rostro, el cuerpo y el cabello; la edad, y finalmente el sexo, ya que todo ello llevará implícito un toque personalizado.

Preparatorio

Se aconseja alisar la piel, exfoliarla, hidratarla y nutrirla para que reaccione bien con el sol y proporcione un bronceado parejo evitando la aparición de colores de diferentes tonalidades. Debe tenerse en cuenta  todo el cuerpo, el que mediante cepillados, suaves arrastres y posteriores aplicaciones de cremas y lociones hidratantes, obtendrá la condición idónea para una respuesta fotobiológica correcta. La piel del rostro, limpia de impurezas, hidratada y nutrida correctamente estará preparada para recibir la exposición al sol. Productos con ureas, ácido láctico, o ácido hialurónico como hidratante, son ideales para esta preparación, especialmente las que llevan aminoácidos que estimulan la melanización.

Mantenimiento

Corresponde a aquel que se realiza en el periodo de tiempo en que nos exponemos al sol de una forma regular y periódica, que generalmente suele ser en verano. El inicio de la protección solar debe hacerse con productos de alto índice, aplicados en todo el cuerpo expuesto, de forma frecuente y generosa y según el tipo de piel. El cabello y los labios también son importantes y deben protegerse.

En los días posteriores, tras varias exposiciones solares, podemos ya usar fotoprotectores de menor índice según nuestro fototipo de piel. Y al llegar a casa, tras la ducha y secado, se deben aplicar lociones o geles hidratantes en todo el cuerpo.

Recuperación

Tras el periodo de alta y frecuente exposición al sol (pasado el periodo estival) hemos de volver al tratamiento restaurador de la superficie cutánea corporal: exfoliaciones, sesiones de hidratación/nutrición cutánea intensivas, sobre todo en las áreas más agredidas como son el escote, los brazos y las piernas.

El rostro necesita un minucioso cuidado previa higiene diaria; la oxigenación del tegumento facial con productos de higiene adecuados, así como las suaves exfoliaciones con productos de uso regular, va a favorecer que la superficie del rostro se mantenga homogénea para el posterior tratamiento o cuidado hidratante y nutritivo.

Espero que estas recomendaciones sean de vuestro interés y os puedan ayudar frente a la próxima estación que tenemos ya a las puertas.

Bookmark and Share
13 Comentarios

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


13 respuestas a “Cómo cuidar la piel antes, durante y después de exponernos al sol”

  1. MAYTE dice:

    SI ES BASTANTE IMPORTANTE SABER TODO ESTO , POR QUE A VECES SE COMEMTEN IMPRUDENCIAS , QUE LUEGO SON IRREMEDIABLES, CON EL SOL , COMO NO PONERTE PROTECION , GRACIAS A EUCERIN YA ES MAS FACIL

  2. Montse dice:

    Yo estoy muy concienciada con la protección de la piel frente al sol. Tengo la piel muy clarita y me pongo siempre protección alta, evitando las horas altas de sol, y repitiendo las aplicaciones de las cremas protectoras cada cierto tiempo. Así evito quemaduras y rojeces que luego perjudican tanto le piel.
    Recordemos que la piel tiene memoria.

  3. […] rellenar las arrugas – incluso las más profundas– desde el interior. Y además ahora que ya conoces los peligros de la radiación solar protégete con la incorporación de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *