Inicio  >  Opiniones del experto  >  Cómo adaptar tu alimentación durante el embarazo

Cómo adaptar tu alimentación durante el embarazo

Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
alimentacion embarazo

¿Te quieres quedar embarazada? Quizás en lo que se refiere a quedarse embarazada, puedas tener problemas, y no precisamente el problema sea que tengas un problema de fertilidad, sino que el estrés, una dieta no equilibrada o falta de vitaminas y nutrientes tan necesarios sean el origen del problema.

Hacer dieta, es tener un plan de buena nutrición para nuestro cuerpo, de modo que cubra las necesidades que en cada época requiere. Si planeas quedarte embarazada, lo ideal es mantener un ritmo correcto de alimentación entre 3 meses y una año, según promueve la asociación estadounidense del embarazo.

Pero si es algo que te ha venido sin esperar o ya estás con un embarazo evolucionado, como dicta el refranero español: “nunca es tarde….”

Otro refrán, que hace estricto honor a lo que dice es “eres lo que comes”, de modo que de lo que te alimentes, influirá de forma positiva o negativa en tus hormonas, células y sangre en general. Hay un grupo de mujeres, que desde el punto de vista nutricional, conforma un grupo de riesgo, con las que hay que tener especial cuidado:

– Embarazadas adolescentes
– Embarazos consecutivos
– Complicaciones durante el embarazo que comprometan seriamente la ingesta de alimentos (diabetes gestacional, hipertensión…)
– Embarazo en la mujer obesa, con riesgo de muchas complicaciones metabólicas.

Si perteneces a cualquiera de estos grupos, no te asustes. Si sigues los controles que dicta tu ginecólogo no tienes por qué tener problemas, y si aparecen él o ella sabrá derivarte al especialista en nutrición que sea de su confianza.

Has de saber, que los cambios adaptativos durante el embarazo son muchos, entre los que destacan los que producen los niveles elevados de hormonas sexuales femeninas que producen sobre el sistema digestivo, como:

– Menor secreción salival
– Enlentecimiento del vaciado gástrico, que está en relación con las náuseas y vómitos del primer trimestre.
– Disminución de la movilidad intestinal, causa del estreñimiento y de sus complicaciones, como las fisuras hemorroides, etc.
– Aumenta una hormona, llamada colecistocinina, responsable de la somnolencia de después de comer.  Aunque muchos no necesitemos estar embarazados, para que nos aumente igualmente.
– Al final del embarazo aparece la acidez gástrica, consecuencia del útero aumentado de tamaño que aloja a nuestro bebe, empuja sobre el estómago.

Conociendo estos cambios, entenderás la importancia de adaptar la alimentación, para prevenirlos  e incluso evitarlos en la medida de lo posible.

Quiero dejar claro, que durante la gestación, está totalmente contraindicada la reducción de peso, pudiendo repercutir de forma negativa en la madre y el bebe.

Otro mito, que quiero desmentir, es aquel que dice que la “embarazada ha de comer por dos”. Esto es falso, e incluso puede resultar perjudicial, porque puede producir preeclamsia, hipertensión o parto prematuro. La ganancia de peso debe de oscilar entre 10 y 16 kg, dependiendo de los expertos y de la mujer embarazada. Para ello hay que seguir los estrictos controles del ginecólogo/a responsable.

Desde aquí quiero lanzarte unos puntos clave:

1. No fumes, ni bebas alcohol
2. Controla la cafeína
3. Come alimentos rojos, verdes y amarillos
4. Toma pescado por la importancia de los omega3, pero evita los peces más grandes, que son los que más mercurio tienen.
5. Consume alimentos ricos en hierro, ácido fólico y vitamina b12
6. Ten cuidado con los hidratos de carbono refinados, sobre todo si tiene ovario poliquístico, que hay alteración de los niveles de insulina y puede ser una causa de fertilidad.
7. Cuidado con la listeria y la toxoplasmosis. Evita carnes y embutidos crudos
8. No le tengas miedo a las proteínas, evitando siempre la alimentación hiperproteica.
9. Hidrátate bien por dentro, bebe mucha agua y evita las bebidas carbonadas.  Hidrátate también por fuera, evitarás de este modo las tan temidas estrías
10. Evita la ingesta de grasas, aumentando la de vitaminas y minerales

Y sobre todo, no olvides hacer las 5 comidas diarias, que dicta nuestra maravillosa dieta mediterránea.

Espero haberte hecho entender, el porqué de esos cambios del embarazo, y como debes afrontarlos

Bookmark and Share
4 Comentarios

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


Entradas relacionadas

La alimentación diaria aporta minerales al organismo y la piel
Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
Go to post
Las vitaminas son compuestos de naturaleza orgánica presentes en los alimentos que debemos ingerir para cubrir todas las necesidades del organismo
Dra. Serrano Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
Go to post

4 respuestas a “Cómo adaptar tu alimentación durante el embarazo”

  1. oscarr dice:

    Para mi futura mujer… Muy interesante!

  2. Alicia dice:

    Muy interesante el artículo, a mi me sirve mucho porque me estoy preparando para quedar embarazada! me quedo con la copla del equilibrio en la alimentación, más calidad que cantidad! gracias por escribir artículos así. Un saludo!

  3. ana barbero dice:

    estas cremas son la bomba me encantan

  4. Berta dice:

    Siempre tan acertada, muchas gracias.
    Me lo cuelgo en la nevera 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *