Inicio  >  Opiniones del experto  >  ¿Cómo cuidar la higiene íntima del bebé?

¿Cómo cuidar la higiene íntima del bebé?

Dra. Serrano, Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
higienebebe-recortada

El cuidado de las zonas íntimas requiere especial atención no sólo en adultos, sino también en los más pequeños. Una buena higiene y un cuidado correcto de la zona genital pueden ayudar a prevenir efermedades y agresiones. Hoy queremos aconsejaros sobre la protección de una de las partes más delicadas en el cuerpo de niños y niñas. 

La zona genital, anatómicamente, tiene más vasos y más nervios, con lo cual el acceso a agresiones es mayor, puesto que es más permeable, y en consecuencia, más irritable. No obstante, posee una barrera hidrolipídica que la protege de dichas agresiones. El exceso de limpieza o el uso inadecuado de jabones puede romperla y favorecer así las infecciones, sobre todo por parte de parásitos oportunistas como pueden ser los hongos.

En la niña, desde recién nacidas, los bebés han de tener una correcta higiene genital, limpiando con agua sola y con pequeños toques, con un paño de algodón o esponja natural en los cambios de pañal. Existe una capa blanca amarillenta de grasa protectora entre labios mayores y menores, que no debe rascarse ni someterse a duchas vaginales para limpiarla.

No se recomiendan el uso de toallitas de forma habitual puesto que eliminamos estas sustancias protectoras y la flora autóctona de la zona. En cambio, sí que se recomienda lavar una vez al día la zona con jabón específicos de higiene genital y aclarar con agua. Para evitar maceraciones y, sobre todo, infecciones, es conveniente el uso de crema hidratante y protectora del pañal; especialmente en las zonas de pliegues inguinales, que es donde roza el pañal y puede producir lesión.

En el caso del niño, las zonas más sensibles son el pene, el prepucio y los testes, que generalmente están alojados en las bolsas escrotales y van bajando de forma natural. El lavado y secado de los mismos es especialmente importante, así como la hidratación de la zona, ya que hay muchos pliegues. A partir del segundo mes de vida, conviene bajar de forma paulatina la piel que envuelve el pene, el prepucio; siempre siguiendo las indicaciones del pediatra.

En el momento del baño, en concreto al secar la zona genital, se puede empezar a bajar la piel de esta zona, con mucho cuidado y sin arrastrar, con pequeños toques. Veréis, que conforme se le vaya bajando, aparece una sustancia pastosa blanco amarillenta: se trata de una grasa protectora que mantiene hidratado el glande, hasta que quede despejado del todo. La recomendación es irla limpiando, poco a poco, con agua clara y jabón específico.

La limitación de este proceso en el que de forma natural se va dejando libre el glande, es la llamada fimosis. La piel del prepucio queda pegada al glande y no se despega. No os preocupéis, el pediatra os dirá cómo actuar y, si con tratamiento no es accesible, se puede intervenir.

Por la experiencia que tengo, las mamás y papás en general temen esta zona y, por eso, quiero transmitiros tranquilidad en su manejo y, sobre todo, la importancia de la hidratación y limpieza. Mi consejo es que nunca forcéis a los bebés, porque pueden coger miedo, pero tampoco dejéis de cuidar estas zonas porque cuanto más se deje, más inconvenientes pueden surgir.

Espero que estos consejos sean de vuestra utilidad y haberos facilitado el cuidado de los más pequeños. ¡Suerte!

Bookmark and Share
11 Comentarios

¿Te ha gustado esta entrada?

¡Suscríbete al blog y no te pierdas nada! Por RSS


Entradas relacionadas

piel lactante eucerin
Dra. Serrano, Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
Go to post
pielbebe
Dra. Serrano, Especialista en medicina familiar y comunitaria, Médico puericultor, Medicina estética y Naturopatia
Go to post

11 respuestas a “¿Cómo cuidar la higiene íntima del bebé?”

  1. Marian dice:

    Una entrada muy interesante y mas con niños pequeños en casa. Muchas gracias y seguid dando consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *